Lustroso y decadente, cuando pasa le mira la gente. Todos se sienten bien al compararse con su cuerpo endeble. Pero no le importa, por la noche da vuelta a las tornas con la máscara de látex y sus altas plataformas. El negro brillante, el humor cambiante, no le quites su válvula de escape. Lustroso y decadente, traje raído, tanga reluciente. Mejor no preguntes que son esas manchas tan recientes.

("Lustroso y decadente", Ed Wood Lovers, "Nosotros somos los malos", 2015)

entrar