Los elásticos, próximos protagonistas en Discos de Paseo

“Lo más parecido que hubo nunca por aquí a los primeros Pretenders”. Así califica, en su estupenda y reciente historia de la nueva ola, Carlos Pérez de Ziriza al disco y la presencia en los 80 del grupo barcelonés Los Elásticos. Desde Discos de paseo nos planteamos recuperar su único elepé, solventando una injusticia flagrante con unas canciones que merecen estar en el podio de honor de los grupos guitarreros y efusivos, aquellos que tomaron la energía guitarrera, la rabia, la urgencia y las melodías directas y adictivas que entonces se estilaban en el Reino Unido.

Quizás ello se debió a una mala ubicación temporal. El reconocido periodista Marc Vicens, seguidor en la época del grupo y periodista reconocidísimo, cuenta en el libreto que acompaña la recuperación que la primera crónica que escribió sobre ellos se anticipo casi cinco años a la grabación de su disco, allá por el 87. Así que unas canciones que podían hablar de tú a tú a las de Mamá, los Pistones o los Elegantes -o sus paisanos Brighton 64, con quienes podrían competir como mejor grupos barcelonés-, aparecieron en un momento en el que ya los aires y los tiempos eran otros.

Ello no impide que sus canciones hayan resistido el paso del tiempo como las mejores de aquella época. La voz fibrosa de Mercè Ros y sus inflexiones vocales, la consistencia del grupo, lo acertado de las composiciones y sobre todo la actitud y el espíritu, asumiendo lo mejor de la escuela fronteriza entre el power pop y el punk -en sus conciertos versionaban a Kaka de Luxe o Paul Collins-, hacían necesaria una recuperación, sin fecha aún. Tanto más porque nunca llegaron a una multinacional, conformándose con aparecer en Wilde Records o Justine Records, sellos también de capa caída. No es otro el propósito de Discos de Paseo, apostar por el pop más actual, pero a la vez recuperar grabaciones geniales y desapercibidas como las de Claustrofobia o los Modelos.

Curioso es que un año después del disco el grupo, ya sin Mercè, se hicieran llamar Los Manolos. Pero esta ya es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *